miércoles, 8 de junio de 2016

Reflexionemos: Retiros, la crónica de una muerte anunciada.


 Es difícil empezar a hablar de retiros sin recordar al caso más reciente... El retiro de Daniel Bryan.
Un luchador que, por sus  complicadas lesiones, tuvo que dejar los rings prematuramente.
A pesar de que Bryan anunció su retiro vía Twiter, todo teníamos esperanza de que ocurriera algo inesperado, algo que impidiera o por lo menos aplazara la separación de éste luchador con los cuadriláteros de WWE.
Si bien este caso en particular dejó marcado a un inmenso número de fanáticos, no es la única vez que un luchador tiene que colgar las botas apresurada mente por una lesión.
Edge en 2011 también también pasó por esta situación, pero a diferencia de algunos, éste siguió con WWE aportando en otros ámbitos para la compañía.