lunes, 29 de agosto de 2016

WWE: Finn Bálor comenta la experiencia de haber tenido que dejar vacante el Universal Championship


En una serie de mensajes en su cuenta de Twitter durante la tarde del domingo, Finn Bálor compartió algunos comentarios acerca de la lesión que lo forzó a dejar vacante el recién estrenado WWE Universal Championship.

Vaya montaña rusa de semana. Desperté en la mañana de SummerSlam lleno de optimismo y sintiéndome físicamente mejor que nunca. En el momento en el que me lesioné, supe que era serio. Fue una reacción instintiva el jalarme la muñeca; entré en modo de supervivencia.

Cuando sonó la campana, había ganado, era el campeón, pero dudé en celebrar, porque sabía en el fondo de mi corazón lo que me esperaba en Raw. Decepcionado, sí, pero era CAMPEÓN, y no iba a perder la oportunidad de cumplir mi deber y aparecer en aquel programa de la mañana del lunes.

Luego de horas de exámenes, y a pesar de tener aún esperanza, lo peor se confirmó a las 5 de la tarde del lunes. Necesitaría someterme a cirugía lo más pronto posible, y renunciar al título en Raw. La parte más difícil de renunciar al título fue cuando volví tras bastidores y me invadió un sentimiento de insuficiencia. A pesar de todas las emociones que sentí en las 24 horas previas, aún era el CAMPEÓN. Eso me daba fuerza. Ahora, ya no lo era…

A las 3 de la mañana del martes viajé a Birmingham, Alabama. El Dr. Dugas me preparó para la cirugía, con una foto de Seth Rollins mirándonos desde lo alto. Lo que se suponía que sería 1 hora de operación se convirtió en 4 horas, ya que cuando me abrieron, el Dr. encontró más en la lesión de lo que habían mostrado los exámenes. Desgarro de labrum de 180*, bíceps rasgado, daño en el cartílago del tendón pectoral, y fractura de rótula (ahora la tengo en un frasco en mi aparador).

El miércoles, a las 5 de la mañana, desperté tras la cirugía mareado y adolorido. La gravedad de la situación empezó a manifestarse ante mí. La rehabilitación empezaría a las 9. El jueves viajo de vuelta a Orlando a las 5 de la mañana, me presento ante el equipo médico del Performance Center, y empezamos a planear El Regreso.