miércoles, 17 de agosto de 2016

Mick Foley dice que Dolph Ziggler logró revolucionar su carrera en SmackDown


By * Ortiz Jesus*, 17 de agosto 2016.
Según Mick Foley, en la mayoría de las carreras más exitosas en la industria de la lucha libre en posible identificar un punto de quiebre que marca un antes y un después para cierto luchador, este martes en SmackDown Live presenciamos uno de esos momentos.

La guerra de palabras entre Ziggler y Ambrose se volvió personal rápidamente, pues esta ha reflejado la verdadera historia de Ziggler,  cuando Ambrose acusó a Ziggler de no ser capaz de manejar la presión de ser campeón y de no esforzarse lo suficiente para llegar a la cima.

Aquí fue cuando Ziggler dio el gran remate a su rivalidad:

Crees que lo sabes todo, Dean. Pero hay algo que sí sabes. Sabes que este domingo tendrás que sobrepasar cada límite físico y mental que hayas superado antes. Tendrás que buscar en lo más profundo y aun así, Dean, aun así no será suficiente, y te darás cuenta de que has gastado cada arma de tu arsenal y todavía no será suficiente para deshacerte de mí.

Y entonces sabrás, en el fondo de tu mente, que no tienes lo necesario. No tienes lo suficiente para librarte de mí, y arañarás, te arrastrarás y sangrarás en medio del ring y todavía no será suficiente, Dean. No será suficiente para que te deshagas de mí.

Y mientras te hundes, y aprietas los dientes y te halas el cabello y te aprietas las tripas buscando otro movimiento, un movimiento más que muestre que puedes vencerme. Y mientras buscas, más hundido de lo que has estado nunca, buscando por un último movimiento…. Este domingo te darás cuenta de que soy así de condenadamente bueno.

Esto fue lo que Foley compartió en su página oficial en facebook:

UN MOMENTO AUSTIN 3:16
¿De dónde diablos vino ese chico? – ¿y puede lucirse el domingo en SummerSlam? – ¡MALDICIÓN! Esa fue una GRAN promo de Ziggler anoche en SmackDown Live -posiblemente un momento que cambie su carrera; me recuerda a la promo que cambió la carrera de Austin en junio de 1996. De repente, ya no me importa cuántas luchas ha perdido Ziggler en el pasado; para mí él fue un chico totalmente nuevo… un chico nuevo que podría irse a casa el domingo con algo de oro en su cintura.