lunes, 17 de octubre de 2016

El luchador de NXT explicó en una entrevista cómo "Glorious" llegó a ser su tema de entrada, confesó su miedo a las alturas y afirmó sentirse muy agradecido por formar parte de NXT


Bobby Roode habló recientemente con Brian Fritz de Sporting News. Durante la entrevista, se le preguntó acerca de cómo surgió la idea de que Glorious fuese su tema de entrada, si fue cosa suya o su autor. Bien, en realidad, no fue ni una cosa ni la otra… Neil Lawi, encargado de la música en WWE, me hizo llegar cinco demos, de las cuales escogí una. Por pura casualidad, resultó que también era su favorita, y le comunicamos nuestra decisión a Triple H. Antes de esto, Triple H y yo ya habíamos hablado de cómo quería desarrollar mi personaje, de que me apetecía volver a entrar al ring con bata y de que quería rescatar mi personaje anterior, pues es con el que me siento más cómodo. La idea le gustó, así que seguimos adelante con la elección de la música. Una vez hecha, tuve que grabar una aparición en televisión, así que un día estaba en el ringside con Triple H y me dijo que tenía una canción que quería que escuchara, pues creía que la que habíamos escogido no acababa de encajar con el enfoque que queríamos dar al personaje… escuché el tema (que, obviamente, era lo contrario a lo que había elegido), y la verdad es que me gustó. También lo escuchó Michael Hayes, que ese día se encontraba en el recinto, y le encantó. Como ex músico, Michael tiene una sensibilidad especial para estas cosas, así que pensé: “Si me gusta a mí, a Triple H y a Michael, ¿Por qué no?” Y así fue.

Roode participó el pasado mes de agosto en NXT Takeover: Brooklyn II, donde se enfrentó a Andrade “Cien” Almas, y sorprendió al público entrando al ring en una plataforma elevadora. Para ser sincero, me dan pánico las alturas, pero no se lo había contado a nadie confesó el luchador canadiense. Obviamente, cuando estaba ahí arriba y la plataforma empezó a moverse, tuve un poco de miedo, pero se me pasó enseguida. En esos momentos, tienes la adrenalina a tope y te das cuenta de lo increíble que es lo que estás viviendo: el público cantando, las luces… todo encajó a la perfección, convirtiendo esa noche en algo emocionante y especial.
Brian Fritz también preguntó a Roode sobre por qué decidió aceptar la oferta de WWE. En cuanto entré por la puerta de WWE, sentí como mi pasión por este trabajo se reavivaba. Soy consciente que tuve mucha suerte porque mi primera experiencia en la empresa fue estar en WrestleMania 32 en Dallas, lo que ya de por sí es una experiencia increíble, pero además me brindó la oportunidad de conocer a todo el mundo y familiarizarme con los chicos de NXT, quienes me recibieron con los brazos abiertos. Son unos compañeros estupendos entre los que prima la camaradería y destaca el talento. Estoy deseando verme las caras con ellos en el ring… por supuesto, conocer de antes a algunos de ellos, como Samoa Joe o Austin Aries, lo hizo todo un poco más fácil. Hasta ahora, formar parte de NXT está siendo una gran experiencia y estoy muy, muy agradecido por la oportunidad.