lunes, 17 de octubre de 2016

El luchador mexicano se sirvió de la red social para defender que la lesión en las cervicales que sufre su novia precisa cirugía


Alberto del Río ha utilizado las redes sociales para lanzar un dardo envenenado a WWE. El excampeón de los Estados Unidos ha salido en defensa de su actual pareja, la también luchadora Paige, publicando el siguiente tweet: “Mmm… interesante. Para que luego digan que no está lesionada”. El comentario iba acompañado de una captura de pantalla de un chat (en el que, supuestamente, se habla de Paige) que afirma que la luchadora tiene una hernia entre las vértebras C6 y C7. Dicha hernia presiona la salida del nervio cervical por la vértebra C7, lo que provoca a la inglesa dolor en sus extremidades superiores. La captura también asegura que la salud de Paige está muy deteriorada para su edad, 24 años.

Todo este asunto puede ir más allá y convertirse en una batalla legal entre la pareja y WWE, ya que el equipo médico de la empresa asegura que la excampeona femenina de NXT no necesita cirugía. A pesar de esta afirmación, Paige pasará por quirófano el próximo miércoles; el doctor que llevará a cabo su operación de cuello será el mismo que se ocupó de la lesión de Tyson Kidd y, a no ser que la situación con WWE mejore en los próximos días, será la luchadora quien deberá correr con los gastos de la intervención, pues la empresa solo se hace cargo de las operaciones que han sido solicitadas o autorizadas por sus médicos.
Una vez operada, se espera que Paige esté apartada del ring entre seis y nueve meses, lo que significa que no volvería a luchar hasta poco después de WrestleMania, como muy pronto. Además, hay que recordar que la luchadora inglesa se encuentra bajo suspensión de 60 días por violar la política de bienestar de WWE, la segunda suspensión en lo que va de año; en esta ocasión, la empresa afirma que la ha suspendido porque los análisis han desvelado el uso de sustancias ilegales, no de medicinas consumidas bajo prescripción médica. Una tercera suspensión podría suponer el despido de Paige de WWE.