sábado, 22 de abril de 2017

Lilian García, nueva supuesta víctima de JBL


Lilian Garcea, nueva supuesta vectima de JBL


A la lista de noticias publicadas durante las últimas semanas que relacionan a JBL con varios casos de acoso laboral, se añade otra más: la incluida en la última newsletter de The Wrestling Observer, que implica al comentarista y a un empleado, no luchador, de WWE.

Al parecer, en el momento en que sucedieron los hechos, esa persona tenía un miembro muy cercano de su familia al borde de la muerte y, además, se tomó un par de semanas libres para someterse a una cirugía menor, lo que provocó que JBL cargase contra ella hasta el punto de hacerla llorar por faltar al trabajo, alegando que él no se ausentó ni un solo día cuando le operaron de una hernia.

El nombre de esa persona fue omitido de la publicación de The Observerpero, según wrestlingnews.com, todo apunta a que se trataría de Lilian García, ya que cuando los supuestos ataques tuvieron lugar, acababa de saberse que su padre tenía cáncer y que iba a tomarse unas semanas libres, que fueron más de dos, para someterse a una operación de menisco.

Si bien algunas fechas no coinciden, lo que podría significar que la persona a la que se hace referencia en la publicación no sea Lilian, también podría suceder que Dave Meltzer, redactor de The Wrestling Observer responsdable de la noticia, haya mezclado fechas y haya confundido las semanas que Lilian estuvo de baja por su operación con las que se tomó a principios de mayo de 2016 para cuidar de su padre enfermo.

A propósito de todas las noticias relacionadas con el acoso laboral en WWE que han visto la luz últimamente, y sobre las cuales la empresa todavía no se ha pronunciado, Meltzer declaró en el Wrestling Observer Radio del pasado 3 de abril «no justifico ni apruebo que nadie se meta con los chicos de la compañía, pero es mucho peor cuando le hacen algo así a …» momento en el que fue interrumpido por Bryan Álvarez… todo apunta a que la frase iba a terminar con un “cuando le hacen algo así a una mujer”. Álvarez añadió que las acusaciones que se están vertiendo sobre ciertos empleados de WWE no deben tomarse a la ligera, a lo que Meltzer contestó que:
 «no debe tomarse a la ligera que alguien ataque a un compañero cuyo padre se está muriendo de cáncer, que le acosen y le presionen sabiendo que está en un momento emocionalmente delicado, y que no paren hasta ver como se derrumba… y, aunque Justin Roberts dice en su libro que le ocurrió algo similar, no es de él de quien hablo».
Siguiendo con el tema, un luchador, del que no se ha desvelado el nombre, declaró a The Observer que:
 «JBL fastidiaba a muchos de los chicos nuevos simplemente porque podía. No sé si es tan duro como lo pintan, pero sí sé que muchos temían enfrentarse a él por miedo a ser despedidos». 
Además, Don Callis, luchador que trabajó en WWE entre 1996 y 1999 bajo el nombre de The Jackal, afirmó en el podcast de  Lance Storm que, si bien nunca tuvo problemas con JBL, una vez  tuvo que enfrentarse a él porque había oído decir que el comentarista iba a acabar con su carrera en WWE. Por supuesto, JBL negó tal acusación, e incluso lamentó públicamente el despido de Callis, pero siempre ha existido la sospecha de que él fue el culpable de dicho despido.


A propósito de Callis y su relación con JBL, Matt Hardy contó hace años, en una entrevista con RF Video, que durante sus principios en WWE, JBL les pidió a él y a Jeff que rompiesen palillos en las cerraduras de las puertas del coche de alquiler de Callis, de modo que el luchador no fuese capaz de acceder al vehículo. 

Callis declaró que nunca tuvo problemas con la cerradura de ninguno de los coches que utilizó durante sus años en la empresa, así que o bien los Hardy no llegaron a hacer lo que JBL les pidió, o bien se lo hicieron a otra persona.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario